Regenerar la capacidad intelectual en la educación en este regreso a clases.

Regenerar la capacidad intelectual en la educación en este regreso a clases.

Mucho se ha hablado de los efectos e impacto en los indicadores de la educación a nivel mundial a partir del manejo de la pandemia por cada país y autoridad educativa. Mucho hay al respecto de la politización del regreso a las aulas, cuándo, cómo y para qué.

Hoy quiero centrarme en la capacidad del cerebro humano gracias a la neuroplasticidad del mismo, para regenerar esa apertura al aprendizaje.

Independientemente de cuándo regresemos a la presencialidad, hay que concentrarnos en el positivismo fáctico y en la salud mental de nuestros colaboradores, «cuidar del que cuida», usar herramientas de la Ecología Emocional para volver a establecer actitudes positivas, rutinas de contención y hacer de cada colegio, un entorno que se perciba seguro para todos quienes convergemos en él.

Ya lo dijo Pablo Doberti en uno de nuestros Miércoles de ACOMM: «Los aprendizajes perdidos, molestan; pero la desconexión social DUELE». Y esa afirmación aplica tanto para alumnos, como para los que salimos de zona de confort y tuvimos que reorganizar la vida en función de la salud propia y de los que amamos. De hecho, creo que no hay aprendizajes «perdidos», solo se transformaron en otros que no estaban en la currícula oficial; sin embargo sí molesta por las expectativas no cumplidas. Ahora hay que generar un nuevo proyecto educativo que nos permita la reconexión social a todos. Esa es la receta para el siguiente ciclo escolar y cada comunidad educativa tiene su «ingrediente secreto» para hacer de esto, un platillo que agrade a cada equipo docente, administrativo, de padres y de alumnos.

Todo ello es impensable si solo vigilamos contar con las instalaciones adecuadas a la nueva realidad de protocolos sanitarios, o a regularizar conocimientos académicos que demuestren a los padres de familia lo competitivos que son sus hijos -que no es lo mismo que ser competente- para el siguiente paso educativo, sea la secundaria, la educación media superior o la universidad. No tenemos qué demostrarle nada a nadie que no tenga nuestro expertise en el ámbito educativo y sí tenemos qué comprometernos con esta nueva pandemia global que se avecina ante la soledad, la frustración y la falta de contacto social personal en la que tanto maestros, como padres de familia y alumnos hemos vivido ya por casi 15 meses. Si, esa pandemia a la que todos tememos y es la de la ausencia de salud mental y el desequilibrio emocional.

Regenerar la capacidad intelectual de nuestros alumnos depende de la misión formativa de todos quienes tenemos la posibilidad de tocar vidas a través de la educación. Disminuir la rotación de personal depende en mucho de hacer sentir a nuestros colaboradores que nos ocupamos de su salud emocional; mitigar la deserción escolar requiere un gran trabajo real y de percepción sobre lo que es una verdadera «comunidad educativa» que se ocupa, no solo se preocupa. Eso sí está en nuestras manos colegas de ACOMM, y regreso al lema de nuestra Alianza: Compartir y no competir. Compartir buenas prácticas entre instituciones educativas responsables con diferentes contextos comunitarios, todas igual de valiosas y de las que podemos aprender; pero tener claridad en el objetivo es esencial. Eso sí es esencial.

Para aprender más sobre el tema, les comparto esta bibliografía disponible para Kindle:
Ecología emocional
por M. Mercè Conangla (Autor), Jaume Soler (Autor)

Neuropsicología del desarrollo infantil
por Mónica Rosselli (Autor)

y un video de 15 minutos muy interesante y pertinente:

Datos sobre el autor:

Claudia Rojo es Periodista por formación, con Maestría en Dirección de Instituciones Educativas (UDLAP), Doctora en Imagen Pública de Instituciones Educativas y con diversas actualizaciones en el ITESM campus CCM y CSF.
Ha colaborado en programas de radio y televisión aportando perspectivas sobre educación básica y ha sido invitada a congresos internacionales como expositora sobre temas relacionados. Miembro fundador de RIIE -Red Internacional de Innovación Educativa- y miembro fundador de ACOMM, -Alianza de Colegios Multiculturales de México. Actualmente es Directora General del Colegio Europeo de México Robert Schuman, al sur de la CDMX.
www.linkedin.com/in/ClaudiaRojoRS

El contenido expresado en esta entrada, refleja únicamente el punto de vista de la autora y no compromete la visión y misión de la Alianza de Colegios Multiculturales de México ACOMM.

3 comentarios

  1. Claudia, completamente de acuerdo, lo primordial es cuidar la parte emocional tanto de alumnos, maestros y directivos.
    Muy interesante tu reflexión y gracias por la recomendación bibliografica.
    Te mando un abrazo
    Ma Elena

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *