¿Regreso al Colegio? o ¿Regreso a la normalidad?

Te tengo una noticia buena y una… no tanto. ¿cuál te doy primero? En fin, las dos son importantes: La buena, las escuelas de educación básica en México ya vamos a iniciar el ciclo escolar 21-22 y eso significa recuperar un poco de estructura en los hábitos diarios. El ser humano siente certeza cuando conoce la temporalidad de sus actividades, encuadra su ritmo y aunque parezca que no le gusta, aprecia el orden.

La otra noticia es que nunca más vamos a regresar a marzo del 2020, a lo que llamábamos nuestra «normalidad», como dicen algunos, «cuando éramos felices y no lo sabíamos». Sin embargo, seguimos siendo FELICES, porque es un camino, no una meta; solo que ahora incorporamos en esa ruta, la flexibilidad, la resiliencia y la sorpresa (a mi me da mucha emoción volver a empezar, ser parte de la historia de vida de tantas familias y generar importantes cambios -y sé que tengo al equipo para hacerlo).

Una gran ventaja de quienes ya asumimos que el cambio es la única constante, es que ya digerimos más rápidamente cualquier disposición oficial, incorporamos nuevos hábitos de higiene personal y además, hacemos lo correcto «aunque nadie nos esté viendo».

En el ámbito escolar, lo ideal es volver a clases, es una garantía constitucional; pero nunca se dijo que dicha garantía fuera «presencial». Sabemos de casos de éxito tanto en Estados de la República Mexicana, como en otros países, donde nunca cerraron las escuelas, que el nivel de contagios es «bajo»; pero no tenemos esos contextos en la Ciudad de México. Una escuela es un fractal de lo que sucede en la sociedad; y claro que habrá contagios, algunos muy leves y quizás otros con mayores secuelas o consecuencias. Lo importante es estar preparados y asumirlo como parte de la convivencia con la pandemia.

Quien diga que «es momento de volver a las aulas», tiene razón… (personalmente, no creo que lo sea bajo las condiciones actuales en la CDMX); sin embargo lo valioso de este «desgarriate» en donde cada colegio hará lo que quiera, es que por fin tendremos algo de autonomía para realmente ser una escuela personalizada, no a cada ser humano, sino a cada comunidad educativa que la integre. Quien diga que no es momento de regresar a clases presenciales, también tiene razón.

Cada quien sabe el peso del costal que carga sobre su espalda: condiciones previas de salud, miedos fundados, información científica, mitos urbanos, costumbres… y esta es otra gran oportunidad que se nos presenta para vivir los valores fundamentales: Respeto para entender las diferencias, Responsabilidad para asumir las consecuencias de cualquiera que sea la decisión que tomemos y Honestidad para hacer saber a nuestros compañeros, amigos y/o familiares que estamos contagiados y que cada quien tome sus precauciones o acciones oportunamente. Callar es deshonesto en este contexto. Aquí, calladitos no nos vemos más bonitos.

Vamos a regresar a tomar clases, a disfrutar las condiciones que nos permitan el aprendizaje significativo, ya sea de manera presencial -en algunos Estados y quizás algunas comunidades educativas más confiadas o valientes-; de manera híbrida combinando actividades socioemocionales y deportivas al aire libre en donde las escuelas cuenten con esos espacios que permiten la distancia y exigen el cumplimiento del uso del cubreboca y el lavado de manos constante; o definitivamente a distancia cuando surja algún brote y haya que regresar al Zoom, Meet, o cualquiera de las plataformas que el internet nos permita; o simplemente porque así cada familia lo decidió.

Las escuelas más innovadoras, vanguardistas, humanas y responsables, estamos preparados para ofrecer el servicio educativo «everywhere&everyway»… es decir, como quieras, puedo. Con calidad, profesionalismo y compromiso, bajo encuadres pedagógicos, aliados estratégicos, recursos humanos y materiales; y generando hábitos de autonomía, autogestión y pensamiento crítico. ¡Vaya manera de brincar al futuro estando en él!

No hay texto alternativo para esta imagen

¡GRACIAS POR LA CONFIANZA!

Datos sobre el autor:

Claudia Rojo es Periodista por formación, con Maestría en Dirección de Instituciones Educativas (UDLAP), Doctora en Imagen Pública de Instituciones Educativas y con diversas actualizaciones en el ITESM campus CCM y CSF.
Ha colaborado en programas de radio y televisión aportando perspectivas sobre educación básica y ha sido invitada a congresos internacionales como expositora sobre temas relacionados.
Miembro fundador de RIIE -Red Internacional de Innovación Educativa- y miembro fundador de ACOMM, -Alianza de Colegios Multiculturales de México. Actualmente es Directora General del Colegio Europeo de México Robert Schuman, al sur de la CDMX.
www.linkedin.com/in/ClaudiaRojoRS

El contenido expresado en esta entrada, refleja únicamente el punto de vista de la autora y no compromete la visión y misión de la Alianza de Colegios Multiculturales de México ACOMM.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.